Bienvenido a  Mi  Blog

Curiosa por naturaleza

DESCONCERTANTES VIVENCIAS

Actualizado: 15 jun

ANA ROOS DUCHATELLE



Quería retener en mi mente todas esas experiencias, imaginaciones y sueños que deambulaban por mi cabeza. Y que te hacen crecer. Ver más allá de lo que te imaginas. Ellas partieron también muy curiosas de un viaje desde Málaga que iniciamos con Jean Pierre, en avión, hacia Barcelona. Pero en el Dutyfree no pude evitar buscar el olor de un perfume que él me había regalado hace 4 años, cuando nos conocimos:” J’Adore.”

Estaba embebida en el aeropuerto mirando los diversos tamaños de frascos y aromas sintiendo que Dior había sacado nuevas fragancias. Y los pequeños perfumes ya no venían en spray sino en roll-on, cuando siento la voz de JP que me dice que se nos ha hecho tarde y que debemos correr hacia la fila que exige Seguridad antes de subirnos a la cabina del Boing 737 con destino a Francia.

Pero en una tienda francesa veo un sweater blanco roto con verde pálido que JP me dice que me lo pruebe rápidamente y veo en el espejo que me queda perfecto. Te ” lo ofrecezco” como dice él, cuando te regala algo, pensando, ambos, que haría frío en el norte como anunciaban en la TV y lluvias, en la semana que comenzaba, porque mis maletas tenían pura ropa de verano debido a los 40 grados de temperatura que hacía en Málaga.

Antes, me había detenido mirando los chocolates con nueces y caramelos. Estos últimos envasados en cajas metálicas. Y eso me llevó a recordar mis tiempos de adolescente, cuando vivíamos con mis padres y cuando llegaban mis tíos Miguel e Isidoro Krause desde las montañas de Quilaco, cerca de Pucón, a visitarnos a nuestra casa de Temuco. Para nosotras ,las hijas,eran las cajas de lata con caramelos “Ambrosoli” y chocolates con nueces, llamados Hazelnüssen. Las cajas las guardábamos para costurero. Porque en el colegio aprendí “labores”. Así se llamaba la materia donde nos enseñaban a bordar y el mantel blanco que hacíamos con sus 12 servilletas, debía llevar calado en todo el borde. Siempre gané la nota máxima.

Al salir de viaje, no encontré mi reloj Apple, un regalo que me hizo Ana María, mi hija mayor para Navidades y me angustié mucho ya que lo busqué por todos lados y no apareció. Así es que ahí mismo decidí comprarme uno y me lo puse inmediatamente dentro de la tienda. Pero cuando abrimos maletas y llegamos al hotel en Perpiñán, ahí estaba. ¡Qué alegría”! Lo había puesto adentro de la maleta, la noche anterior para que no se me olvide.

Llena de ilusiones al llegar a otro país, donde se habla otro idioma, diferente al mío, me interesaba conocer todos los programas culturales que ofrecían. Así es que salimos a comprar “Le Figaro” y vimos que se presentaban las obras premiadas en el 33º Festival Internacional de Fotoperiodistas. “VISA pour l’Image”

En la Recepción de esta Exhibición había un señor que controlaba la entrada de cada persona, a quien se debía presentar el Certificado de Vacunación contra el Covid 19. El “PassSalud “. Finalmente entramos.

Las salas estaban llenas. La gente, ahí, no respetaba la distancia. Por el contrario, cada uno se acercaba más, par a ver cada fotografía.

En la mayoría de ellas había una tragedia. Las víctimas , niñas, adolescentes , mujeres y hombres que mueren en las diferentes guerras donde actualmente combaten talibanes y afganos, sirios y palestinos , heridos, muertos en combate, desaparecidos bajo tierra, familias desintegradas que huyen hacia la frontera en espera de una vida mejor.

Una de las fotografías que más me impresionó fue la expresión del rostro de una joven rusa, recién casada. A su marido lo detuvieron repentinamente por pensar contra el gobierno. Pero, de pronto, amaneció colgado en un parque. Las explicaciones de Putin fue que se suicidó, lo que nadie en su familia lo creyó porque el joven adoraba a su esposa y a su familia.

Al analizar el valor que tiene la libertad de expresión, nos damos cuenta que aquí en España vivimos en una democracia. Cada cual dice lo que piensa y se respeta la opinión diferente. Y la vida de la persona. En un régimen comunista, desapareces o mueres. El gobierno ruso, miente. No reconoce la verdad de los hechos, ni respeta la diferencia de opiniones. Tampoco también en Bielorrusia .

Otra de las fotografías desconcertantes fue ver a Omayra, la niña que quedó atrapada bajo tierra con la erupción del volcán en Armero, Colombia en el año 1989 y un periodista, en esos momentos, le da a beber agua, desde una botella.

Impacta también ver la fotografía de un grupo de africanos, hombres, mujeres y niños que están de pie ,en una patera, en medio del mar Mediterráneo, esperando que alguien le tienda la mano.

Escenas del teletrabajo donde se ve a un padre con su bebé en brazos, mientras su hija de seis años, aproximadamente, tiene un rostro de tristeza infinita. De pie en el salón ,el padre y la niña con una expresión de desolación en medio de un apartamento muy desordenado y con elementos botados en el suelo.

Y sobre el Cambio Climático vimos unas sorprendentes fotografías en color amarillo-naranjo y rojo que representan los incendios que se están produciendo en San Francisco, California y en Canadá cerca de Vancouver donde la temperatura ha llegado a los 50 grados y la gente debe meterse en las bañeras para poder soportar el calor.

Y algo paradojal: Los migrantes del teletrabajo abajo el sol .Un joven especializado en Sistemas, trabaja algunas horas por la mañana , feliz tendido en la hamaca de una casa que arrienda en Bali por US $ 400 al mes.

Al terminar de ver el contenido de estas fotografías, producen mucha depresión y tristeza. Es un llamado de atención a los espectadores para darse cuenta del valor de la vida, de lo que significa el amor, la comprensión , la compañía y el apoyo del ser querido con quien compartes tu diario vivir en estos momentos de pandemia.


14 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo